27 de septiembre de 2009

Proyecto Sur se organiza en Basavilbaso


El sábado 26, reunidos en un local céntrico de esa localidad, se dejó constituida la Junta Promotora Basavilbaso de Proyecto Sur con lo cual se avanza en la consolidación de esta fuerza en Pcia. de Entre Ríos.

Con la presencia de un grupo interesante de vecinos de la ciudad, profesionales, estudiantes, ferroviarios, docentes, mayoritariamente jóvenes, se desarrollo un amplio debate donde se manifestó la generalizada preocupación de la situación de quiebre económico de la provincia, la creciente conflictividad con el sector docente, el sueldo de los trabajadores del estado provincial, el proyecto de la Unidad Ejecutora Ferroviaria y los asuntos municipales entre otras cosas, como así también la salud publica de los entrerrianos.

Estuvieron presentes en la reunión los miembros de la recientemente constituida Junta Promotora Provincial Darío Olivera, Fabián Vallejos, Vanesa Schulz y Miguel Neira. También se contó con la visita de miembros la Junta Promotora Paraná y Gualeguaychú, quienes aportaron la experiencia de su reciente conformación en sus municipios.

Al finalizar el debate se procedió a constituir la Junta que quedó integrada por los compañeros Juan Carlos Formigo- Lorena Ledesma- Hernán Vaiman-Marcelo Ponce-Juan Carlos Salas-Ezequiel Baus-Facundo Ponce-Fernando Galarza-. Matías Ezequiel Romero- Juan Carlos Ponce-Miguel Neira.

Correo electrónico: proyectosurbasso@live.com


JUNTA PROMOTORA ENTRE RIOS
MOVIMIENTO PROYECTO SUR

26 de septiembre de 2009

Solanas visitó Kraft y observó una situación "alarmarte"

El electo legislador pidió mayor intervención del Gobierno en el conflicto. El ministerio de Trabajo intimó a la empresa a que pague los salarios atrasados para retomar la negociación por los 150 despedidos.

Nota de Crítica Digital

Los trabajadores de la multinacional norteamericana Kraft-Foods (ex Terrabusi) están a la espera de que se abra una instancia de diálogo tras la intimación del Ministerio de Trabajo a la empresa para que pague los salarios "integralmente" y abra las negociaciones. En este marco recibieron la visita del electo legislador porteño, Pino Solanas, quien en diálogo con Criticadigital denunció que la situación “es alarmante”, pidió mayor intervención del Gobierno y criticó las negociaciones con el Club de París.

La empresa continúa paralizada desde el 18 de agosto cuando 152 trabajadores fueron despedidos. Hoy esperaban "el llamado de algún funcionario" del Ministerio de Trabajo, con la perspectiva de abrir "una negociación" con la empresa a "fin de encauzar el conflicto" y recuperar los puestos de trabajo, según dijo el delegado gremial y despedido Jorge Penayo.

Luego de un corte de ocho horas realizado por los ex empleados en la ruta Panamericana, a la altura de la avenida Henry Ford (Pacheco), la cartera laboral intimó en la noche del lunes a la compañía multinacional a pagar los salarios de los trabajadores "integralmente" y permitir nuevas instancias de negociación en el conflicto. Por su parte, los trabajadores mantienen su postura de "no levantar el paro" hasta tanto la empresa "reincorpore" a los despedidos.

En este marco, el referente de centroizquierda Pino Solanas visitó la fábrica y denunció que la situación "es desastroza. Son 35 días de incertidumbre con más de 100 despedidos y 1700 trabajadores que no cobraron la quincena. Además está el fantasma de una fusión con otra empresa, lo que significaría más despidos”.

“El Gobierno tiene que tener una participación más activa” en la ex Terrabusi, dijo el cineasta. “El Gobierno está dialogando con empresas norteamericanas y ésta es una norteamericana que está despidiendo empleados. Por eso nos parece que el Gobierno está preocupado en negociar la deuda fraudulenta, que es de la dictadura, mientras la pobreza y la desocupación avanza de modo alarmante”, agregó.

Luego de la visita que realizó junto a los diputados nacionales electos por Proyecto Sur, Jorge Cardelli y Liliana Parada, Solanas expresó en un comunicado que "con un tercio de los recursos que el ministro (de Economía Amado) Boudou se empecina en entregar al Club de París, honrando deudas fraudulentas, aseguraríamos el ingreso universal por hijo y en lugar de jactarnos de conservar el nivel de reservas -como hace la Presidente-, ¡ojalá las invirtiésemos en reconstruir un polo de industrias públicas para generar empleo masivo!"

En la tarde de este martes, el sindicalista Hugo Moyano explicó que la Confederación General del Trabajo (CGT) que preside no intervino en el conflicto de la planta de General Pacheco porque se "radicalizó" influenciado por "sectores de ultraizquierda".

24 de septiembre de 2009

El discurso de Lozano


Es mejor que lo que está


Exposición de Claudio Lozano en la sesión del 16/17 de septiembre de 2009 en la Cámara de Diputados de la Nación que dio media sanción al proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

"Algunos legisladores que se oponen a esta propuesta de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual dicen que el hecho de que existan monopolios, que haya concentración, es el resultado de la omisión o del bajo control que han tenido los gobiernos".




"Paradójicamente, eso lo dicen quienes han gobernado y lo argumentan para sostener que no hay que avanzar para modificar lo que ocurre. Frente a los actos de no control, omisión y, diría, permisividad y potenciación, lo inteligente para este Parlamento es legislar de la manera más adecuada para desbaratar esos monopolios.
Hoy tenemos una situación que tiene que ver con las industrias infocomunicacionales en la Argentina, donde cuatro operadores tienen el 84 por ciento de la facturación y el 83 por ciento del dominio del mercado. Sólo cuatro firmas tienen el control sobre las industrias culturales y de comunicación. Si en lugar de firmas consideramos grupos empresarios, vemos que están en todas las hileras del proceso de producción de la cadena de la comunicación. Hay dos grupos dominantes: uno es Clarín y el otro Telefónica; el primero con el 35 por ciento del mercado.
Dado este contexto, que fue posible por la ley vigente de la dictadura, con las modificaciones y las permisividades que se tuvieron, nosotros desde Proyecto Sur estamos absolutamente convencidos de que esta propuesta, siendo perfectible, es mejor que lo que está, y por lo tanto vale la pena acompañarla.
También tenemos una preocupación que tiene que ver con no empañar el avance significativo que implica la discusión de este proyecto. Cuando se discute una legislación que tiene que ver con regular y limitar posiciones dominantes, existentes y constituidas, es lógico que haya conflictos y que, quienes se ven afectados, pretendan embarrar la cancha. Ahora bien, lo que no es lógico es que a los problemas que podemos tener con aquellos que han acumulado licencias y tienen posiciones dominantes en el mercado, le adicionemos torpezas gubernamentales o errores innecesarios que terminan dando la excusa a pensamientos conservadores que no quieren modificar absolutamente nada.
Hubiera sido mejor terminar el debate como corresponde, a efectos de evitar escuchar en esta sesión, cuestiones de forma argumentadas por quienes no quieren debatir sobre el fondo de lo que pone en consideración el presente proyecto de ley. No obstante, es evidente que el manejo torpe, irresponsable y autoritario del oficialismo ha otorgado excusas a la oposición conservadora.
Nosotros creemos que esto merecía un debate más profundo y nos parece lamentable cargarle a esta legislación costos que no merece tener, porque de lo que se trata no es solamente de sacar la norma sino de que tenga la legitimidad suficiente como para poder sostenerse en el tiempo luego de ser sancionada.
Eso me lleva a decir que en esto que estamos discutiendo, hay dos historias. Una de ellas es la historia de un pueblo, que es el nuestro, que forjando organizaciones y construyendo acción colectiva fue capaz de recuperarse, desde lo más profundo, del horror de la dictadura. Es la historia de un pueblo que pagó con desapariciones, torturas, presos y despidos la batalla por la libertad de expresión y el derecho a la información. Esa batalla fue muy dura y lleva mucho tiempo.
Realmente es inaceptable que aquí haya legisladores que, frente a esto, manifiesten una situación de casi ignorancia, o que tengan el tupé de subestimar ese proceso de construcción política, de signo popular, del que participó un amplísimo conjunto de organizaciones de nuestro país.
No hay derecho a que se diga con liviandad que porque va a haber organizaciones de la comunidad en el ámbito de la Autoridad de Aplicación necesariamente esas organizaciones son oficialistas. Decir eso es despectivo; es no entender que nacieron antes que este gobierno y van a seguir después, y que están comprometidas con la problemática de la comunicación y con la defensa de la libertad de expresión desde hace muchísimo tiempo.
Me parece que es responsabilidad nuestra entender que puede haber urgencia, después de tanto tiempo, para concretar institucionalmente un avance significativo. Esta tarea se materializó en la Iniciativa Ciudadana denominada Coalición por una Radiodifusión Democrática. Efectivamente, elaboraron 21 puntos que sirvieron como marco de referencia para la construcción de una política en materia de medios de comunicación. Esta es la historia en la que nosotros nos asentamos para acompañar esta propuesta.
Pero hay otra historia que también aparece aquí y que no nos permite despejar bien el tema: la historia del gobierno. Este gobierno tiene un mérito, que es que el proyecto se esté discutiendo en el Parlamento. Ese mérito hay que reconocerlo. Pero al mismo tiempo, este gobierno ha coqueteado con los 21 puntos, ha coqueteado con este proyecto de ley y ha terminado subordinándolo a los dimes y diretes, idas y venidas, de su relación con los medios de comunicación; en realidad, lo ha inscripto en una lógica donde hay limitaciones evidentes en su política sobre los medios públicos y en donde, además, hay sospechas fundadas sobre su estrategia oscura en materia de negocios.
Por ello, es bueno tener en claro que esta nueva ley viene a borrar el espíritu del decreto 527, en el que el Gobierno planteó la prórroga hasta el 2017 de las licencias a los multimedios. Esto viene a borrar, también, lo que fue la autorización para la fusión entre Multicanal y Cablevisión.
En realidad me parece que es esta historia, que tiene que ver con el gobierno, la que muchas veces abre flancos de discusión que nos hacen apartar de lo que debiéramos tener como eje central, que es la discusión de la norma y de una legislación que trasciende la gestión actual.
Ahora bien, si tenemos estas dos historias, la del pueblo, sus organizaciones y su trabajo, concretada en los veintiún puntos, y la del gobierno con estas contradicciones, ¿qué derecho tenemos nosotros, como legisladores, para tirar por la borda todo el trabajo realizado, por las contradicciones y debilidades del gobierno nacional?
Nosotros no creemos que cuando dice “Poder Ejecutivo” en la ley siempre haya que interpretar que se trata solamente del actual. La verdad es que este tipo de discusiones revelan una suerte de combinación perversa entre la impotencia de la oposición para pensar que alguna vez puede triunfar, y los sueños de eternidad del oficialismo. El Poder Ejecutivo será el que podamos construir en términos políticos en la Argentina. Desde este lugar, desde el respeto a nuestra historia, a la del pueblo y sus organizaciones, nosotros acompañamos esta iniciativa.
Cuando apareció el proyecto original expresamos en este mismo lugar que no estábamos de acuerdo porque, desde nuestro punto de vista, no reflejaba adecuadamente los veintiún puntos de la Coalición. Dijimos que se estaban silenciando algunas cuestiones. Por ejemplo, no se establecía con claridad que el espacio radioeléctrico es un bien público administrado por el Estado, y nos parecía riesgoso en el marco de una discusión sobre reasignación de licencias dejar en el limbo jurídico esta definición.
Dijimos también que nos parecía que se estaba distorsionando la idea de la coalición de que la autoridad de aplicación debe ser pública y no gubernamental, porque terminaba siendo gubernamental, no sólo para este gobierno sino para cualquiera. Asimismo expresamos que esto se estaba desnaturalizando al abrir la puerta de manera irresponsable al ingreso de las telefónicas. Lo dijimos porque creemos que en tanto y en cuanto exista concentración en el mercado de la comunicación y acuerdos bilaterales de inversión que transformen en letra muerta las restricciones al capital extranjero, es irresponsable abrir la puerta a la participación en el negocio a las telefónicas.
Los datos son elocuentes, porque cuando uno mira el total de la facturación en las industrias infocomunicacionales, la comunicación representa el 62 por ciento, y el segundo negocio es el cable. Esto indicaba que la norma original que buscaba reorientar el mercado de medios a favor de un monopolio y en reemplazo de otro. No era esta la propuesta comunicacional que nosotros queríamos acompañar.
Por eso saludamos que se retirara esa definición y se tuvieran en cuenta las modificaciones. Es cierto que debió haber existido más debate, pero también lo es que el proyecto que tenemos hoy resulta sustancialmente distinto al que tuvimos originalmente. En este sentido, en el debate en particular insistiremos con algunos aportes que consideramos importantes, como que la Autoridad de Aplicación debe ser un ente autónomo, público, federal y con control parlamentario.
Pero acompañamos la iniciativa del mismo modo en que lo hicimos en oportunidad de tratarse la estatización de las AFJP y de Aerolíneas, porque hay determinadas discusiones en las que creemos que lo que está en debate no es la gestión del gobierno sino la posibilidad de poner un mojón en el avance político de la experiencia popular en la Argentina".


En VIDEO



22 de septiembre de 2009

Mempo vs Pino (o el progresismo kooptado)

Luis Lafferriere – 19 de setiembre de 2009

Es bueno el debate que estamos haciendo vía Internet, y creo que a veces es más rico y plural que el que concentran los dos grandes actores que manejan en forma hegemónica el sistema de medios en la Argentina. Aunque sea sólo una gota en el balde de información que circula diariamente. Pero algo es algo…

Me voy a referir a la carta que publica Página K de Mempo Giardinelli, donde ataca la posición de Pino Solanas sobre el proyecto K de ley de medios, y donde pretende aparecer como neutral y no kirchnerista (ver diario Página 12 del martes 15 de setiembre).

Considero que la crítica de Mempo es un burdo chantaje intelectual y una cobarde posición, el escudarse en el gastado argumento que si no se está de acuerdo con una de las dos mafias en disputa, se está automáticamente con la otra. Al contrario, creo que la postura más valiente, aunque parezca minoritaria por falta de vías más masivas para expresarse, es la que cuestiona con mucho fundamento a las dos bandas mafiosas que se pelean espacios de poder mediático (y a través de esos espacios ambas bandas defienden fenomenales negocios de grupos concentrados).

Ni Clarín o La Nación, o el Grupo Vilas-Manzano, o el grupo Telefónica-Telecom, pueden esgrimir la defensa de la libertad de expresión con algún derecho legítimo; ni los K o algunos de sus kooptados puede defender sus posturas diciendo que luchan por la democratización del sistema de medios. Porque ambos son responsables de la situación oligopólica actual del sistema y han contribuido con su manejo a la aplicación continuada del proyecto de concentración, saqueo y genocidio (unos con la presión mediática y los favores del poder, y otros con idénticos manejos y dando favores al poder).

Mempo comienza con una lamentación: de que Pino no se haya aliado con Carlos Heller para derrotar al macrismo en la ciudad de Buenos Aires… Debería saber Mempo que justamente Kirchner ha sido quien le ha dado una larga vida a los Macri. Que Kirchner ha sido funcional a Mauricio Macri durante toda su gestión como Jefe de Gobierno porteño, apoyando y posibilitando con sus legisladores la mayoría de los proyectos y de las medidas que tomó (todas muy reaccionarias y regresivas). Y debería saber también que a Papá Franco (quien se enriqueció durante al dictadura y continuó haciendo jugosos negocios durante el menemismo), lo ha venido beneficiando Néstor K durante todo su gobierno (le perdonó una deuda de centenares de millones dólares por el Correo –lo que escondió detrás del cacareo de su estatización-, le entregó el ferrocarril Belgrano cargas con la yapa de jugosos subsidios, etc, etc).

El argumento de Giardinelli de que los K son mejor que el menemismo es muy discutible.

Primero, porque fundamenta esa postura en el hecho de que la derecha reaccionaria, como Clarín y otros antiguos aliados (que son enemigos históricos del pueblo) critica a los K, y por lo tanto criticar a los K en este momento es coincidir con ellos y es ser reaccionario… Falso! Es un chantaje intelectual de mala leche! Porque esos que hoy critican a K lo apoyaron durante toda su gestión y recibieron favores y beneficios de todo tipo (desde favores a sus medios concentrados, hasta favores a los grupos económicos aliados al poder). Entonces, si se toma ese argumento, hay que ser honesto y reconocer primero que Néstor K era el enemigo que trabajó para el poder más concentrado de la Argentina (lo cual en mi opinión SI es verdad).

Y porque si para caracterizar la naturaleza de un gobierno o de una política basta simplemente con señalar quién está en contra y quién a favor, estaríamos en la total imposibilidad de sacar alguna conclusión válida: Menem estuvo con Duhalde y luego fueron enemigos, Duhalde estuvo con Kirchner (lo llevó a la presidencia) y luego quedaron enfrentados, Kirchner ha estado con Menem (en los noventa), con Duhalde a comienzos de este siglo, y luego enfrentado a ambos; la CGT traidora ha estado con los milicos, con el poder económico, engordando sus propios negocios y denunciando durante la dictadura a los luchadores sociales (lo que era casi como una condena a muerte), luego estuvo con Menem, luego con Duhalde, luego con KIRCHNER (recibiendo beneficios tan jugosos como nunca antes de ningún gobierno). Entonces??

Y cuando Giardinelli intenta forzar el argumento de apoyo a los K, toma cuatro ejemplos más que discutibles, y frente a tales escasísimos ejemplos podemos poner como contra pruebas una colección de gordos libros hablando de la entrega de nuestros recursos y nuestras riquezas, las políticas de concentración, la dura represión contra los movimientos sociales, los incontables actos de corrupción doblemente repudiables (porque no sólo roban desde cargos públicos y en la impunidad que les da el sistema, sino porque reciben coimas jugosas para dejar robar cien veces más a los que les pagan las coimas), el vergonzoso enriquecimiento personal del matrimonio, las políticas de redistribución a favor de los más poderosos y en contra del pueblo (llegando a mostrar los datos de mayor desigualdad social desde que llevan estadísticas en el país), etc.

Pero tomando sólo los casos favorables que menciona Giardinelli, aún esos cuatro casos dejan mucho para criticar (poder judicial, ferrocarriles, ley de educación y política de defensa nacional). Hablar de la Corte Suprema y no mencionar lo que hicieron con el consejo de la magistratura (organismo clave que juzga, perdona o destituye jueces) es en el mejor de los casos una gran ignorancia (para ser benévolos). Y el consejo de la magistratura fue modificado en sus integrantes para dejar una mayoría de K y con ello presionar a los jueces (además de las conocidas presiones y chantajes que vienen haciendo desde el año 2003). Es decir que los K fueron más a fondo que Menem en el repudiable control del poder judicial. Y ojo que lo están usando a ese poder para cubrir todos sus negociados aunque para ello deban 'limpiar' los antecedentes deleznables de muchos jueces que para quedar limpitos les hacen las tareas sucias. Hay muchos ejemplos sobre esto (caso Skanska, medicamentos truchos con varios crímenes, etc, etc).

Hablar de los ferrocarriles y defender a los K diciendo que fue Menem quien los destruyó es un absurdo. Claro! Si ya están destruidos, nadie que haya sucedido a Menem puede hacer lo mismo (es imposible materialmente). Pero los K llegaron al gobierno agitando la promesa de la reconstrucción del sistema ferroviario (después de haber avalado y haber sido partícipes de su destrucción en la década del '90). Y han tenido tiempo y dinero para llevar a cabo su falsa promesa, por lo que no hay argumentos para justificar una de sus tantas traiciones. No sólo eso, sino que intentaron llevar adelante el neocolonial proyecto del tren bala, que implicaba un endeudamiento externo gigantesco para hacer una obra que sólo beneficiaría a las empresas y bancos extranjeros intervinientes y a un centenar de familiar ricas que podrían hacer uso de sus eventuales servicios. Como muestra va este botón: el costo inicial iba a ser cubierto por un préstamo de 3.500 millones de dólares, de los cuales sólo llegarían a la Argentina 2.500 millones (el resto quedaba en otras manos fuera del país, por diversos rubros, probablemente estaría incluida en esos mil millones la ‘coimisión’). Y si no pudo ser el tren bala, se debió a que la crisis financiera internacional frenó momentáneamente esa operación de mega entrega 'nacional y popular'.

Sobre la política de defensa nacional, habría que preguntar a Mempo en qué se basa, qué elementos esgrime. Seguimos haciendo operaciones militares conjuntas con los EEUU, que aceita sus armas para garantizar el control imperial de nuestro continente; mantenemos y renovamos en forma periódica las tropas argentinas en Haití, lo que responde a la presión del amo del norte desde que apoyó el golpe de extrema derecha que desalojó al gobierno democrático de Aristides, cuando a la vez tenía que mandar sus soldados a invadir Irak y ocupar militarmente otros territorios independientes del planeta; hizo varios intentos en el congreso de que se acepte el ingreso de tropas norteamericanas a nuestro territorio otorgándoles total inmunidad (por la cual hubieran podido cometer cualquier tipo de delitos sin poder ser juzgados por nuestros tribunales), y así un montón de cosas más.

Respecto de la ley de educación y la situación del sector, habría que tener muy pocas aspiraciones como sociedad para destacar la gestión kirchnerista. El sistema educativo sigue desintegrado, con falencias cada vez más marcadas que generan daños casi irrecuperables. Con un presupuesto anémico que afecta tanto el nivel salarial de nuestros educadores, como el estado edilicio en general, por lo que la Argentina se asemeja a un país del tercer o cuarto mundo.

Y luego de esos (muy cuestionables) ejemplos de gobierno 'progre', Mempo cierra la defensa del mismo mencionando genéricamente su política de derechos humanos. Invito a Mempo a que lea en cualquier documento nacional e internacional (o busque en google para hacerla más fácil) el concepto de derechos humanos, para ver todo lo que significa, y luego vemos caso por caso qué pasa con los derechos humanos aquí y ahora (desde el 2003 en adelante). Porque la concepción de defensa de los derechos humanos para los K ha sido sólo que se juzgue a los milicos represores de la última dictadura (con lo cual estoy absolutamente de acuerdo y apoyo), pero con dos limitaciones gravísimas: 1- que no toca nada que sean de violaciones en los últimos 30 años y mucho menos de las violaciones actuales a los derechos humanos (que son múltiples y totalmente ignoradas). 2- que los principales responsables, beneficiados e impulsores de la última dictadura (el poder económico más concentrado de la Argentina y sus aliados externos las ET en el país y la banca transnacional) no es rozada ni siquiera a nivel del discurso K. Pero no sólo eso, sino que las políticas de los K los han beneficiado ampliamente.

Dos datos para cerrar (por ahora) este tema: I) De los miles de asesinados en democracia por la represión institucional y el abuso de poder de las fuerzas de 'seguridad', más del 50% han sido víctimas durante el gobierno del matrimonio (desde el 2003 hasta hoy). II) El lento avance de los juicios a los milicos del proceso se debe a que no se aprobaron en el congreso en los últimos años (durante la gestión de Néstor y siendo Kristina senadora nacional) las reformas que hubieran permitido acelerar los juicios sustancialmente. ¿Saben quiénes frenaron esas reformas?? Es público (aunque no se publique) pero poco conocido: los progresistas K y sus aliados del PJ.

Finalmente, pasando a la defensa que Mempo hace del proyecto K de ley de medios, desde nuestro Observatorio Comunicacional venimos estudiando no sólo la propuesta original sino las políticas del matrimonio para el sector. Por eso señalamos que luego de lo hecho por Menem (según K uno de los presidentes más destacados de nuestra historia y a quien apoyó en muchos actos de estaticidio en los '90), y por Duhalde (en el 2002-2003) a favor del grupo Clarín, fue Néstor K el que más lo ha beneficiado (con la prórroga a los grandes grupos multimediáticos por diez años más de las concesiones de parte del espectro radioeléctrico que pertenece a todos los argentinos, y la autorización de la fusión de los dos megacables que quedaron con el control oligopólico del sector en la Argentina). ¿Dónde habrá estado Mempo durante el gobierno K?

En especial sobre el proyecto de ley, nuestro estudio llega a las conclusiones que los K intentaron una de máxima y otra de mínima. Su objetivo de máxima era permitir el ingreso de las empresas telefónicas al negocio de la tv y del triple play, para luego obligar a la firma Telefónica a desprenderse de Telecom y que esta última sea adquirida por los empresarios amigos (la pregonada 'burguesía nacional' que no son más que delincuentes parásitos como lo es Clarín -antes, cuando recibió los beneficios K, y ahora que se opone a los K-); pero además seguir manejando en forma discrecional el sistema de medios de propiedad del Estado (como lo ha hecho hasta hoy, sin permitir voces críticas o voces independientes) como si fuera de propiedad particular, y distribuir todo el espectro radioeléctrico disponible en los próximos meses, para dejar una herencia de veinte años a cualquier gobierno que pueda sucederlos. Todo ello continuando con el abuso discrecional de los fondos de la publicidad oficial, para repartirlos según sus particulares criterios de premios y castigos.

¿Qué ha sucedido hasta ahora? Que no ha podido lograr consenso en diputados para abrirle las puertas a las empresas telefónicas (¡menos mal porque esos son monopolios cuatro veces más grande que Clarín!) y debió suspender transitoriamente ese objetivo de máxima. Porque no le daban los números y necesitaba algunos aliados más.

Pero a la vez aceleró la búsqueda de los otros dos objetivos: sin permitir realizar un debate público ante un tema tan esencial (y violando las normas y reglamentos vigentes) el kirchnerismo logró por ahora que sigan adelante los artículos que garantizan que controlará el sistema de medios estatales (no serán públicos como lo piden los famosos 21 puntos) y que tendrá el manejo de la autoridad de aplicación (lo que va también en contra de los 21 puntos), que en los primeros tiempos de su funcionamiento será quien entregue a los futuros adjudicatarios la totalidad del espectro radioeléctrico por un período de veinte años!!

Y los medios realmente alternativos y comunitarios, siguen sin tener ni siquiera mención en el proyecto, es decir, continuando con la política de persecución, cierre y decomiso de sus equipos que ha hecho este gobierno, siguen invisibilizados e ignorados. Y la única garantía que tendrán los movimientos sociales y los sectores populares para poder tener voz a través de medios audiovisuales será el de hacerse kirchneristas (como ha sucedido en numerosos casos).

Criticar, como lo hace Pino, a este proyecto, proponiendo alternativas verdaderamente superadoras, está mal para Giardinelli. Lo correcto sería apoyar ciegamente a los K. Entonces, quiero decir que (más allá de algunas diferencias muy secundarias con la postura de proyecto sur) comparto totalmente y reivindico la posición de Pino Solanas en este tema, y repudio por obsecuente y malintencionada la crítica que se le hace desde un supuesto 'progresismo'. Haber tenido antes una trayectoria a favor de los sectores populares (como lo pregona Mempo) no justifica defender cualquier cosa, mucho menos defender a quienes hoy son los gestores del proyecto de concentración, saqueo y genocidio que impulsan los sectores dominantes en nuestro país.

Necesitamos una nueva ley de medios, democrática, federal, pluralista y antimonopólica. Con un sistema de medios públicos (y no del gobierno de turno), que potencie el desarrollo de los medios de la comunidad y de sus organizaciones. Que garantice el libre acceso a la información pública (que es de toda la sociedad y no de los funcionarios). Que disponga el uso transparente y con criterios objetivos de los recursos de la publicidad oficial. Por eso reivindicamos el derecho de todos a proponer alternativas superadoras, a participar libremente en el debate, a criticar los intentos de defender los negocios de unos o de acrecentar los negocios de los otros. Y por eso criticamos también las posturas gatopardistas que pretenden hacernos creer que cualquier cambio es bueno, en especial cuando sólo se cambia algo muy parcialmente, para que nada esencial pueda cambiar.

21 de septiembre de 2009

Una ley por todos y para todos los argentinos

OPINIÓN- Por P. Solanas
La Ley de Medios buscar desmonopolizar y garantizar la pluralidad de voces. De ninguna manera puede ser considerada una "ley K". Pino Solanas.


Estamos prontos a tener la primera ley de Medios Audiovisuales desde la vuelta a la democracia. Una norma aún perfectible, que es muchísimo mejor que la actual ley de la dictadura, que inicia un proceso regulador tendiente a desmonopolizar y garantizar la pluralidad de voces, y que de ninguna manera puede ser considerada una “ley K”. Por el contrario, expresa los 21 puntos de la Coalición por una Radiodifusión Democrática y muchos otros aportes, y es el triunfo del arco social y progresista que logró modificar sustancialmente el proyecto original del PEN. El saludo de 30 universidades públicas del país lo demuestra. Lamentablemente, la reacción de los grupos mediáticos provocó confusión: los 25 legisladores denominados de “centroizquierda” fueron achacados de filo-K, cuasi-K, neo-K o directamente K. La campaña desinformante fue tal que los argentinos no hemos podido festejar el postergado anhelo de una ley que cumple con nuestros sueños democráticos.

Debemos recordar que tal desinformación es comparable a la que sufrimos en los 90. Quienes hoy cacarean, jamás intentaron debatir una ley de medios aún siendo gobierno, y esto no excusa al oportunismo oficialista. Fue la complicidad de esa dirigencia política y el discurso único neoliberal de los grandes medios lo que permitió las privatizaciones y el saqueo del patrimonio público del menemato. Quienes nos opusimos sufrimos el duro silenciamiento. Fue así que a ningún medio periodístico le pareció relevante dar publicidad el mayor de los debates culturales de entonces: en el marco de la ronda del libre comercio del GATT, los países europeos evitaron que EE.UU. pudiera ubicar a la cultura al nivel de industria. Se pueden importar técnicos para fabricar automóviles, pero no se pueden traer poetas o artistas para expresar el alma de un pueblo, su identidad cultural. Sobre estos temas, siendo diputado nacional, promoví encuentros con la participación de legisladores latinoamericanos y europeos, pero fueron ignorados en los medios de la época.

Estas formas de censura no llamaron la atención de la oposición conservadora que habla de “Ley K” para deslegitimarla, aún cuando el oficialismo contribuye a ello con los manejos autoritarios del debate y los negocios que abortamos. El ciudadano debe saber que esta ley que algunos llaman “fascista” es menos protectora que las leyes europeas o norteamericanas que se toman de espejo: estas normas obligan a cuotas de producción local y tienen una regulación más alta que la nuestra. Sus leyes antimonopólicas jamás permitirían –como en la Argentina– que sólo cuatro operadores tengan 84% de la facturación y 83% del mercado. Por ello la votamos en general y contribuimos con grandes cambios, como la exclusión de las telefónicas. Se hubieran podido realizar varios más, si los radicales, el macrismo y el pejota disidente se hubiesen quedado en el recinto. A no engañarse: vamos a tener en democracia la primera ley de medios –aún mejorable– hecha por todos y para todos los argentinos.

20 de septiembre de 2009

Quedó conformado Proyecto Sur Entre Ríos

Se realizó ayer el primer Plenario Provincial del Movimiento Proyecto Sur que dejó conformado sus estatutos y autoridades.
Con la presencia de delegados de las localidades de Paraná, Concordia, Colón, Basavilbaso, Gualeguaychú, Gualeguay y Santa Elena se aprobaron definitivamente los estatutos partidarios que serán presentados a la Justicia en el transcurso de esta semana.
Así mismo quedó constituida la Junta promotora provincial integrada por los compañeros Hugo Rivas, Darío Olivera, Vanesa Schulz, Zoe Mohr, Verónica Soñéz, Diego Zanetti, Javier Guattini, Ivana Almada, Ana Virginia Crespi y Miguel Neira.
Después de un amplio debate se aprobó una declaración política donde se fija la posición política del Partido y se efectúa una amplia convocatoria a sumarse a la consolidación de la fuerza en la Provincia.
Se acordó también impulsar un mayor acercamiento de Proyecto Sur con los movimientos sociales existentes, apoyando la construcción de la Constituyente Social, impulsando con mayor decisión el Movimiento del Tren para Todos, trabajando mancomunadamente con el movimiento ambientalista en general, fortaleciendo la presencia del Partido en el movimiento estudiantil y estableciendo fuertes lazos con los movimientos culturales y de toda organización que tenga afinidades con las propuestas y principios de Proyecto Sur.
Por último se fijo la ciudad de Concepción del Uruguay como lugar de la primera reunión de la Junta Promotora Provincial de Proyecto Sur con el objetivo de impulsar el desarrollo del Partido en esa ciudad.




DECLARACION DE PROYECTO SUR


AL PUEBLO DE ENTRE RIOS

Desde agosto de 2007 hemos venido recorriendo el camino de la construcción del MOVIMIENTO PROYECTO SUR en Entre Ríos, con el ánimo de hacer realidad la existencia de una alternativa nacional, popular, democrática y emancipadora que ponga fin a la decadencia en que se encuentra nuestra Provincia.

Hoy, hemos dado un paso fundamental al dejar constituido el Partido y comenzar los trámites ante la Justicia Electoral.

Nacemos con la firme convicción de luchar contra el bipartidismo que ha gobernado Entre Ríos y la Nación en los últimos 26 años y que la ha llevado a esta triste realidad de trabajadores del Estado con sueldos por debajo de la canasta familiar básica, con escuelas públicas destruidas, con un sistema de salud pública vaciado, con un déficit creciente de viviendas, con un abandono absoluto del federalismo y la entrega de nuestros recursos al poder central, con índices de desempleo y pobreza, que nos hablan de la ausencia de una política de redistribución de los ingresos, y de políticas públicas universales no clientelares, para enfrentar esta realidad, entre otras señales del deterioro de nuestra provincia.

Destacamos nuestra posición de rechazo al bipartidismo porque entendemos que la solución de estos graves problemas no se deben buscar al interior de los partidos hasta ahora mayoritarios y vaciados de su contenido originario, ni en sus corrientes internas, que aparentan expresar propuestas diferentes cuando la realidad ha mostrado una y otra vez que son sólo expresiones de disputas de espacio de poder.

Convocamos si, a los peronistas que reivindican la nacionalización de nuestros recursos naturales, de los ferrocarriles y del comercio exterior y del espíritu de la Constitución de 1949.

Convocamos también a los radicales que se referencian en la anulación de los contratos petroleros y en la lucha contra los monopolios farmacéuticos y a favor de una verdadera salud pública como la del presidente Illia, destituido, en parte, por la acción de los monopolios de la comunicación que hoy defiende la UCR.

Y a los hombres y mujeres de izquierda que han luchado por la causa de los trabajadores y el pueblo.

Y principalmente, convocamos a las organizaciones sociales y populares que combaten muchas veces en soledad frente a los intereses de los poderosos, al movimiento ambientalista, a la Constituyente Social impulsado por la CTA, al movimiento estudiantil y a los miles de ciudadanos independientes que anhelan una alternativa que renueve la esperanza y muestre un camino diferente al que se ha transitado hasta ahora.

Somos concientes de que estas transformaciones en nuestra Provincia no podrán darse sino en un marco de profundos cambios en nuestro país y en América Latina.

Cambiar esta realidad no es tarea de unos pocos. Hacen falta miles de voluntades dispuestas a sumarse con protagonismo y decisión a esta tarea. A esto convocamos al pueblo de Entre Ríos.

MOVIMIENTO PROYECTO SUR

JUNTA PROMOTORA PROVINCIAL

14 de septiembre de 2009

Proyecto Sur aprobó su orgánica

De la Redacción de Página Política, publicado el 13 de Septiembre de 2009.

POR LA PERSONERÍA
Proyecto Sur aprobó su orgánica
La fuerza busca su reconocimiento definitivo como partido en la provincia. En un plenario se nominó a Luis Zapata y Sol Boeykens como los apoderados de la organización política. También se designó a la Junta Paraná que estará integrada por Zapata, Carlos Godoy, Lautaro Reyes, entre otros.


La fuerza que a nivel nacional encabeza el cineasta Fernando “Pino” Solanas avanza en su conformación en Entre Ríos.

En un plenario de la militancia de Proyecto Sur, el sábado en Paraná, se dio por aprobada la Carta Orgánica y la Declaración de Principios de la organización política que busca su reconocimiento definitivo como partido en la provincia.

Según se informó a Página Política, en el encuentro se nominó a los apoderados de la fuerza, Luis Zapata y Sol Boeykens.

También se designó a la Junta Paraná que estará integrada por Zapata, Carlos Godoy, Lautaro Reyes, Marcelo Mangiante, Rómulo Vidal, Sergio Martinoli, Liliana Pedrotti, María Elena Riegelhaupt y Héctor Vicentín. Finalmente, se eligieron a los delegados locales a la Junta Provincial, responsabilidad que recayó en Darío Olivera, Hugo Rivas, Vanesa Schulz, Zoe Mohr y Verónica Soñez.

10 de septiembre de 2009

Plenario General Parana

COMPAÑEROS:
CONVOCAMOS A TODOS LOS AFILIADOS DEEL PARTIDO A UN PLENARIO GENERAL EL DIA 12 DE SEPTIEMBRE A LAS 17 HS. EN EL LOCAL DE FOECYT, SAN MARTIN 1248.

SE HA RESUELTO HACER LA PRESENTACION A LA JUSTICIA FEDERAL DE TODOS LOS PAPELES NECESARIOS PARA LA OBTENCION DE LA PERSONERIA POLITICA. PARA ELLO VAMOS A APROBAR EN FORMA PLENARIA LA CARTA ORGANICA, LA DECLARACION DE PRINCIPIOS Y EL ACTA FUNDACIONAL DEL MOVIMIENTO PROYECTO SUR EN NUESTRA CIUDAD PARA IR LUEGO A UNA REUNION PROVINCIAL EL DIA 19 DE SEPTIEMBRE EN LA CIUDAD DE PARANA PARA COMPLETAR TODOS LOS TRAMITES Y EL DIA 21 DE SEPTIEMBRE EFECTUAR LA PRESENTACION ANTE LA JUSTICIA.

EN ESTA REUNION TAMBIEN SE CONSTITUIRA FORMALMENTE LA JUNTA PROMOTORA PARANA Y LOS REPRESENTANTES A LA JUNTA PROMOTORA PROVINCIAL.

DADA LA IMPORTANCIA DEL TEMA Y EL CARACTER FUNDACIONAL DE ESTE PLENARIO, SOLICITAMOS SU ASISTENCIA Y PUNTUALIDAD.

JUNTA PROMOTORA PROVISORIA

3 de septiembre de 2009

Proyecto Sur tendrá su propia ley de medios

El país, 02-09-09

RECHAZA EL INGRESO DE LAS TELEFÓNICAS

Proyecto Sur tendrá su propia ley de medios

"No estamos con quienes quieren debatir sólo por una disputa con Clarín ni tampoco con aquellos que nunca quieren debatirla", dijo Solanas. Buscan que la futura autoridad de aplicación no depende del Ejecutivo.

El diputado electo y líder de Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, y el legislador Claudio Lozano. (Archivo DYN)

Proyecto Sur presentará su propio proyecto de ley sobre medios audiovisuales. Y si bien aceptó debatir la iniciativa de la Rosada, dos de sus máximos referentes, Claudio Lozano y Pino solanas, criticaron el apremio del kirchnerismo en tratarlo, reclamaron modificar las autoridades de control previstas y se pronunciaron en contra del ingreso de las compañías telefónicas al negocio de la distribución de contenidos.

"No estamos entre los que quieren debatir esta ley solo por una disputa con Clarín ni tampoco entre los que nunca quieren debatir esta ley", señaló Solanas.

El diputado electo aceptó tratar el proyecto K de medios, pero consideró que "no se puede debatir en 20 días". Además, calificó de "farragosa e intrincanda" a la iniciativa de la Rosada. Y sostuvo que, "al habilitar a las telefónicas" a participar en la elaboración de contenidos, "está posibilitando la más grande concentración mediática".

Por su parte, Lozano adelantó que su bloque presentará un proyecto propio sobre el tema de medios. Además, pidió que todos los textos sean debatidos también en las comisiones de Cultura y de Educación.

Al mismo tiempo, criticó el texto del oficialismo por "habilitar el ingreso de las empresas telefónicas al sistema de medios, así como la idea de que la autoridad de aplicación dependa de la Secretaria de Medios.

Pese a este cuestionamiento del bloque de Solanas, la idea de postergar el debate para cuando se produzca el recambio del Congreso, como propone la mayoría de la oposición, no le cierra ya que sostuvo que "tampoco hay garantías de que el proyecto sea prioridad de la Cámara que asume el 10 de diciembre".

1 de septiembre de 2009

“No hay que temerle a un gran debate sobre los medios audiovisuales”

Nota del Infosur del 28/08/09

El diputado nacional electo por Proyecto Sur, Fernando “Pino” Solanas, llamó a participar del debate para reemplazar la Ley de Radiodifusión impuesta durante la última Dictadura Militar y anunció que la próxima semana Proyecto Sur presentará su propio proyecto de ley. Aseguró que desde un inicio apoyó los 21 puntos presentados por la Coalición por una Radiodifusión Democrática en los que se basa el proyecto oficial, aunque éste tiene puntos debatibles referidos a las autoridades de aplicación y a la participación de empresas telefónicas.


“Como diputado nacional fui uno de los primeros en presentar dos proyectos de ley para cambiar la normativa de la Dictadura y organicé dos foros con diputados latinoamericanos y europeos para la democratización del espacio audiovisual, pero jamás bajaron los proyectos al Congreso; y por esto consideramos auspicioso este momento y creemos que no hay que temerle a un gran debate sobre los medios audiovisuales”, aseguró el referente de Proyecto Sur. Solanas también explicó por qué presentarán un proyecto propio: “El actual proyecto -basado en los 21 puntos de la Coalición por una Radiodifusión Democrática que nosotros hemos apoyado- tiene aspectos positivos, pero otros muy conflictivos que se refieren a las autoridades de aplicación de ley y a la participación de las empresas telefónicas, por lo cual presentaremos nuestro propio proyecto.” Finalmente, Solanas llamó a construir un debate serio y lo más amplio posible: “De ninguna manera puede tratarse a la ligera en 15 días, restringirse el debate a un par de comisiones del Congreso o volver a cajonearlo como ocurrió durante las últimas décadas, por lo que hay que aprovechar esta ocasión para impulsar en los próximos tres meses un debate de gran amplitud, porque de encontrar un amplio consenso sobre este tema depende la calidad de la democracia argentina”, sostuvo Pino y concluyó: “Cualquier punto controvertido podrá revisarse más adelante, porque la apertura del debate no significa que éste tenga fin inmediato.”