23 de febrero de 2011

Solanas repudia la detención de la directora de Greenpeace

LEY DE GLACIARES

El precandidato a presidente por el Movimiento Proyecto Sur, Fernando "Pino" Solanas expresó su apoyo y solidaridad activa para con la ONG.

El precandidato a presidente por el Movimiento Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas expresó su apoyo y solidaridad activa para con Greenpeace, que el 22 de febrero instaló en San Juan un campamento en el acceso a las minas de Veladero y Pascua Lama explotadas por la Barrick Gold, para exigir la aplicación plena de la Ley Nacional de Protección de los Glaciares, aprobada el 30 de septiembre de 2010 y promulgada a fines del mismo año. Como así también repudia la detención de la directora de la campaña de Greenpeace, Eugenia Testa, por el delito de obstrucción de la vía pública.

Solanas denunció una vez más la estrategia emprendida por el gobierno nacional, quien está demorando la aplicación de esta ley, a pedido de las empresas y las provincias mineras. El diputado nacional afirmó que “El lobby minero bloquea en San Juan la Ley de protección de Glaciares a través de acciones judiciales de la Barrick Gold y la Cámara empresaria Minera avaladas por un poder judicial que responde al gobernador José Luis Gioja”.

“Gioja es un personaje ligado a la entrega de nuestros recursos estratégicos a las multinacionales extranjeras", afirmó Solanas y agregó que " allí se gestó la estrategia de dar leyes provinciales de glaciares que traben la aplicación y reglamentación de una ley nacional tal como está pasando hoy en día".

"Mientras San Juan atraviesa la crisis hídrica más grande de su historia, Gioja garantiza el suministro de millones de litros diarios de agua potable a la Barrick Gold para la extracción aurífera y bloquea la aplicación en su provincia de la ley nacional de protección de los glaciares", finalizó Solanas.

18 de febrero de 2011

“El actual sistema ferroviario es un negocio millonario y corrupto”

Solanas se manifestó sobre el trágico accidente de trenes ocurrido entre una formación del San Martín y otra de la empresa Ferrobaires.



“Este accidente es el resultado del fracaso de un sistema que ha terminado maltratando a los pasajeros y que se ha convertido en un foco de corrupción de dineros públicos”, expresó Fernando “Pino” Solanas sobre el trágico choque de trenes en San Miguel.

“Menem destruyó el 80% de los trenes en un acto de locura nacional que fue avalado y continuado por el kirchnerismo. Este sistema no funciona, aumentó la inseguridad y el Gobierno no es capaz de brindar un servicio eficiente y seguro”, explicó Solanas.

“El Estado se convirtió en el hijo de la pavota. Los trenes no se privatizaron, solamente se conseciono su gestión; el Estado sigue pagando todos los arreglos y reposiciones”, aclaró el candidato a presidente.

Para finalizar, el líder de Proyecto Sur señaló que “la trenza de intereses han ido pasando de gobierno en gobierno, convirtiendo al sistema ferroviario en un negocio millonario y corrupto entre los concesionarios, la dirigencia patronal y sindical y la Secretaria de Transporte”.

7 de febrero de 2011

“Que florezcan mesas de Pino Presidente en todo el país”

Sesionó el Plenario Nacional del Movimiento Proyecto Sur con una amplia participación de delegados de todo el país.



Se realizó el sábado 5 de febrero en la sede de la Asociación Trabajadores del Estado el Plenario Nacional del Movimiento Proyecto Sur, donde se resolvió entre otros temas el ingreso de nuevas fuerzas (MST, Humanismo y Liberación, Unidad Popular), la organización de mesas “Pino presidente”, en todo el país, y la realización del tercer congreso que se desarrollará en marzo.

Participaron delegaciones de todo el país que incluyó representantes de Misiones, Mendoza, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires, Capital Federal, Río Negro, Neuquén, Córdoba, Chubut, Chaco, Tucumán, Santa Fé, Jujuy, La Pampa, Santa Cruz, Santiago del Estero, Formosa, San Luis, San Juan y Salta.

La mesa estuvo presidida por Fernando “Pino” Solanas a quien acompañaron, la diputada Alcira Argumedo, Luis Brunati (de Proyecto Sur), Mario Mazitelli (Partido Socialista Auténtico), el diputado Claudio Lozano (Buenos Aires para Todos), Humberto Tumini (Libres del Sur), Victor De Genaro (Asociación Trabajadores del Estado) y Hugo Alejandro Bodart (del MST).

El Congreso dio pie a que cada referente diera su visión sobre el escenario político nacional y la forma en que el Movimiento Proyecto Sur se inserta y crece en los diferentes distritos.

Las palabras de Fernando Solanas, quien convocó a que “florezcan mesas de Pino presidente en todo el país”, fue una invitación a la militancia para plasmar un movimiento emancipador en cada rincón de la Argentina.

En su discurso Solanas afirmó que “nosotros venimos con la osadía de haber puesto en movimiento una vez más la tentativa de unir a los sectores progresistas. Se trata de una asignatura pendiente que arrastra grandes frustraciones desde el Partido Intransigente o del Frente Grande que acompañamos en su momento. Hoy tenemos que buscar la unidad de los sectores progresistas para que se transforme en el instrumento que nos permita convencer a la ciudadanía”.

El precandidato a presidente por el Movimiento Proyecto Sur reafirmó que “unidos podemos transformar la Argentina” y que para hacerlo, dijo, “necesitamos una gran masa que apoye esta fuerza”. “Hay que transmitirle a la gente que esta fuerza no va a engañar a nadie y que lo que proponemos se puede hacer. Se pueden reconstruir los ferrocarriles, la industria petrolera y la naval. Pero debemos transmitir, agrego Solanas, que nuestra propuesta también contempla que ningún chico se muera de hambre en la Argentina y que las familias tengan derecho a una vivienda. Nuestro país produce las riquezas suficientes para lograrlo”

Solanas concovó a la militancia “a instalar la idea de que somos gente capaz y honesta para torcer el rumbo. Tenemos que convertirnos en constructores de una nueva opción”.

A la hora de hablar en alianzas políticas, Solanas festejó los dichos del Senador Luis Juez. “Es una alegría, afirmó, que el juecismo haya mandado “lejos” al radicalismo y le haya transmitido a Binner que se deje de joder con los 3 chiflados. Con Juez vamos a conseguir seducir al GEN y al Socialismo. Pero para lograr esta oportunidad que se presenta debemos salir a convencer de que se puede”. Y para eso, finalizó Solanas, “es fundamental que florezcan las mesas de Pino Presidente en todo el país”.

3 de febrero de 2011

El camino inverso al desarrollo nacional

OPINION- Artículo publicado en La Nación sobre la política petrolera actual y pasada.



Nosotros entendemos que la política petrolera de Carlos Menem, continuada por la Alianza y la actual administración, no ha beneficiado al país porque, además de privatizar YPF (transfiriendo el cuasi monopolio estatal al privado), cedió la libre disponibilidad del crudo, sus ingresos de exportación y la decisión de invertir.

Creemos que son temas de gran relevancia que hacen al modelo de país, y que hay continuidad con la política de los noventa aunque por las retenciones de la exportación, que es una indiscutible herramienta constitucional de la Nación, se establezca el precio interno del petróleo, pero con la reciente liberación del precio de los combustibles se vuelve a aumentar las ganancias de las petroleras a expensas del pueblo. Es mejor un modelo de las características que propuso Lula para el Presal, que establece una empresa ciento por ciento pública que otorga regalías a todos los Estados (provincias), no sólo a los petroleros. La decisión errada en nuestro país fue aprovechar el esfuerzo público de casi un siglo otorgando su explotación, ya que casi todos los descubrimientos relevantes fueron de la YPF, mientras hoy hemos perdido la autosuficiencia.

Respecto del dominio del subsuelo, el economista y empresario Mariano Fragueiro legislaba en 1853 para que el Estado nacional mantuviera el dominio original del subsuelo. Es bastante común la afirmación que dice que la administración de las provincias traería beneficios para el país y que no hay incentivos para la exploración e inversión petroleras: la falta de combustibles de hoy muestra el fracaso de la política de ayer. La reforma constitucional de 1994 fue la contracara de la de 1949. Y, por cierto, pensamos que el talento de Perón era muy superior al que inspiró la norma del actual artículo 124 de la Constitución Nacional, tan poco discutida en las campañas políticas, que ni siquiera se lo previó en el pacto de Olivos ni en la ley que declaró la necesidad de la reforma y cuya constitucionalidad sería discutible si la Corte mantuviera la “doctrina Fayt”.

El dominio federal de los recursos mineros e hidrocarburíferos fue, según Sampay, el motivo del derrocamiento de Yrigoyen. Era causa de los partidos populares, el radicalismo, y el peronismo luego. Su razón es muy clara: las fuentes de energía definen una Nación.

Por otro lado, un país como la Argentina con dominio federal, puede negociar desde un escalón equivalente con las grandes petroleras, cuyos patrimonios netos a veces igualan al PBI anual de nuestro país. Cualquier provincia argentina está en inferioridad absoluta para negociar con semejantes corporaciones.

Esta visión fue corroborada por la reciente historia. Un ejemplo: el pésimo negocio que hicieron Chubut y Santa Cruz y la Argentina al prorrogar la concesión de Cerro Dragón, tanto que BP y Bridas, sin pedir ni siquiera permiso, vendieron nuestro yacimiento a una compañía china. Todo un símbolo de gobernantes poco serios. Si vemos las prórrogas a favor de Repsol-YPF o a la Oxy, el resultado es similar. Martínez de Hoz defendía ya en 1956 la provincialización de los recursos mineros y petroleros.

Un segundo aspecto al que nos referimos es la supuesta falta de incentivos para las petroleras. Es falso. Basta mirar los balances de las mismas. Sus rentas son obscenas. Ninguna descubrió nada ni invirtió en exploración. Todas compraron (o les fueron entregadas) las concesiones a valores que en ningún caso suponían un barril superior a 50 dólares. El costo promedio de extracción de un barril no supera los 6 dólares. ¿Dónde está el desaliento? No conocemos ninguna empresa petrolera que en la Argentina haya devuelto una concesión por no tener rentabilidad.

Ese fue el modelo de Menem, que nos llevó a la situación actual. El gobierno de Néstor Kirchner tomó algunas medidas de coyuntura, como los aumentos del derecho de exportación, pero profundizó el modelo neoliberal al aprobar la llamada “ley corta” que consolidó el dominio provincial, la explotación sin límites y sin recuperación de las reservas y la privatización al prorrogar las mejores concesiones con contratos que, en derecho privado o civil, serían descalificados por cualquier juez por “lesión subjetiva” (Art. 954 del Código Civil) o prodigalidad.

El camino al desarrollo nacional es inverso al que se sigue desde Menem. No es mantener el hidrocarburo como una commodity en lugar de tratarlo como un recurso estratégico, como una riqueza que es de los pueblos y que fue creada por Dios (para los creyentes) o por la naturaleza (para los no creyentes). No obedece su existencia a un invento o al esfuerzo de los hombres.

Se deben recuperar para la Nación las herramientas estratégicas, jurídicas y económicas respecto de las fuentes de energía, entre ellas los yacimientos de hidrocarburos. Esto puede merecer una reforma constitucional, pero también podría hacerse con la actual normativa mediante la sanción de una ley federal de energía que reconstruya una petrolera pública. Basta de girar remesas al exterior para que las petroleras internacionales o las nuevas, acostadas en el poder, paguen los activos que adquirieron o las acciones que compraron con la propia renta de YPF y no reinviertan sus utilidades en la búsqueda de reservas.

Esto puede hacerse prohibiendo por ley la prórroga de las concesiones y expropiando los derechos de las petroleras que lograron esas vergonzosas prórrogas, y con una investigación administrativa y penal seria que ponga luz en un negocio que genera enormes sospechas.

No inventamos nada. Yrigoyen, Mosconi, Perón o Sampay construyeron un camino. Sería bueno que la dirigencia, en lugar de dejarse llevar por neoliberalismos caducos, pensara primero en la Nación.

No solamente para reivindicar la historia sin mitificaciones, sino para tener un presente y un futuro con bienestar y esperanza. Nada más ni nada menos.